Carrera San Valentin 2018. Tazones.

Este fin de semana se disputó la XV Carrera Popular de San Valentin, en Tazones. Es una carrera que forma parte de la celebración del día de los enamorados que hacen anualmente en esta villa marinera y que completan con menús especiales y alojamiento durante todo el fin de semana. Yo la había corrido hace 4 años, cuando se hacían 12,5 km pero a partir de esta edición se modificaba el circuito, recortando kilómetro y medio aproximadamente pero con un perfil aún más duro. Para l@s que no conocéis Tazones os diré que no sabéis lo que os perdéis, es uno de los pueblos más guapos de Asturias y uno de los mejores sitios para comer pescado y marisco. Volviendo a lo deportivo… la carrera era a las 11, así que llegué allí sobre las 10:15  para recoger el dorsal y calentar un poco mientras charlaba con unos y otros.

 

 

07

Primeros kms de la carrera (Foto: La Corrigüela)

Llega la hora, disparo de salida y a correr. Los 2 primeros kilómetros muy duros, en continua subida. Es lo que peor se me da así que voy subiendo como puedo, lo bueno es que son los primeros kms y aún estoy fresco, pero también hay que ir reservando porque lo que queda de carrera se las trae. Tardo casi 10 minutos en completar los primeros 2 km, subiendo a mi ritmo, aunque tenga que ir solo. Después llega un giro a la izquierda y una baja corta pero pronunciada, a continuación otra vez para arriba. En ese momento siento algo en la suela de la zapatilla. Cada vez que doy una zancada suena como el casco de un caballo, algo se me pegó a la suela y voy incómodo pero no quiero parar, pienso que se acabará soltando. 500 metros después, en un llano, decido parar para quitarla. Era un pedrusco considerable que no sé cómo se consiguió enganchar a la suela y que aparte del ruido, con el paso de los kilómetros, podría llegar a hacerme daño en la planta del pie. Tras el parón, a seguir. Los 3 siguientes kms son todos sube y baja con más subida que bajada y me salen a un ritmo casi idéntico (de 4’19’’ a 4’22’’). El recorrido es muy guapo, con una parte por el monte pero siempre sobre asfalto. Como subo mal y bajo muy bien sobrevivo como puedo en las subidas y en las bajadas recorto tiempo con los de adelante. Los próximos 3 kms son como los anteriores, rompepiernas, pero en esta ocasión con algo más de bajada que los 3 de antes, lo que me permite rodar por debajo de 4’/km por primera vez en toda la carrera, sobre todo en el último (3’31’’) y adelantar a varios corredores. Justo después de una pronunciada bajada llega un giro a la izquierda y una subida larga que hace pupa, estamos en la zona de La Atalaya. Se hace muy dura la subida porque ya estamos en el km 9, voy pensando en los 2 kms que me quedan de bajada para engañar un poco al cuerpo. Al final de la subida está uno de los muchos fotógrafos presentes hoy en la carrera (Lastra) gritando y animando en esos últimos duros metros.

 

12

Últimos metros de carrera, en plena bajada (Foto: La Corrigüela)

Por fin llega lo bueno, toca volver a bajar a Tazones y quedan 2 kms de los que me gustan a mi, de tirarse a tumba abierta para poner a prueba los cuádriceps. Cuando queda poco más de 1 km para meta se cuela un coche entre nosotros, que también baja para el pueblo. Va unos cuantos metros delante de mi, por el mismo carril y detrás de otro corredor, sin querer adelantarlo. Yo voy lanzado, miro el reloj y veo que estoy haciendo el último km a 2’56’’, sigo para abajo, “pongo el intermitente” y adelanto al coche y al corredor que iba delante. Ultimos metros, no esprinto porque ya bastante lanzado voy y tampoco tengo ningún corredor delante al que pueda superar. Entro en meta con un tiempo de 43’56’’ en el puesto 34 de la general, a un ritmo medio de 4’04’’, lo que no está mal para la dureza del recorrido. Los vencedores absolutos fueron Aroa Laguna y Máximo Cordero. Después de la carrera estamos un rato comentando las incidencias de la misma con otros corredores, me cambio y espero a Juanjo y Roberto para tomar algo con ellos allí en Tazones.

Ahora a seguir entrenando para el primer objetivo serio del año, rebajar marca en Medio Maratón, ya tengo echado el ojo a una carrera propicia para ello a últimos de Marzo. A continuación pongo los enlaces a las fotos de la carrera. Mil gracias de nuevo a todos los fotógrafos que, como siempre, nos regalan estos estupendos recuerdos de las carreras.

Fotos: Tano, La Corriguela, José Luis LastraJosé Luis Lastra y MV Foto

Foto de portada: El Comercio

Anuncios

La primera del 2018. Oviedo-Las Caldas.

Este domingo se celebró la VI Carrera Popular Oviedo-Las Caldas. Ya había corrido 2 ediciones anteriores, cuando se salía desde la Pista de Atletismo de San Lázaro, pero desde el año pasado la salida se da en la Plaza de La Gesta. El “grueso” del recorrido es el mismo de todos los años, por la Senda Verde hasta Las Caldas con un perfil muy favorable. Para mí era la primera carrera del año y el objetivo no era otro que empezar a competir. Estoy aún en pretemporada y subiendo poco a poco la intensidad, de hecho esta semana había sido la más dura con 1 día de 4×2000 y otro de fartlek, a pesar de tener la carrera, tampoco dejé de ir al gimnasio como hago cuando tengo una carrera objetivo.

Llegué poco antes de las 10 de la mañana a recoger el dorsal, en el Hotel Ramiro I. Después dejé una bolsa con la ropa para ducharme en Las Caldas, que nos llevaría la organización hasta meta y ya fui en busca del resto de correrastures (eramos 15 en total) para sacar la habitual foto de grupo. Luego unos estiramientos dinámicos, unas rectas… y listo para la salida. Me coloco junto a Víctor bajo uno de los 2 arcos de salida que había este año, 1 a cada lado de la plaza, para “absorber” a los 1100 participantes de la prueba. La idea estuvo bien, aunque 60 metros más adelante se juntaban y ya estaba formado el lío. Un par de empujones, en uno me paran el reloj y en el otro un codazo en el bíceps derecho. Sin consecuencias. Seguimos por la calle González Besada hasta llegar a Pedro Masaveu, allí la gente empieza a subirse a la acera como locos para atajar, choco contra una chica que iba corriendo en diagonal para coger la acera y es casi un milagro que no se vaya nadie al suelo. El primer km muy rápido, a 3’22’’, luego llega una cuesta (la única del recorrido junto a la de meta) y a continuación ya volvemos a bajar, serpenteamos (algunos, otros seguían atajando) por el Parque de Invierno para llegar hasta la Senda Verde donde se cumple el segundo km (3’24’’).

12

“Volando” cuesta abajo (Foto: Adrián Alvarez)

 

A partir de aquí será todo el recorrido en suave pero continua bajada por senda hasta llegar a Las Caldas. El pelotón ya se va fragmentando y formándose grupos. Yo voy en uno pero no metido dentro sino al frente, marcando mi ritmo, mientras pude… Hasta el km 7 van cayendo todos a un ritmo más o menos parecido, entre 3’40’’ y 3’47’’, pero a partir de ahí empieza a costar un poco. La falta de kilómetros se empieza a notar, también las caderas se resienten del trabajo acumulado de toda la semana y hay que sobrevivir como se pueda. Pierdo al grupo en el que iba y me cae algún km ligeramente por encima de 3’50’’, pero ya nos acercamos a Las Caldas. Una pronunciada bajada, un pelin peligrosa por ser en curva, y ya vemos al fondo el pueblo. Aún quedaba la dura subida para llegar a meta, ahí voy ya sin fuelle y me pasan 3-4 corredores, giro a la derecha y por fin la meta. Entro en el puesto 91 con un resultado oficial de 37:15. Mi mejor marca en 10 km son los 37:21 conseguidos el año pasado en Laredo y seguirán siendo porque sería engañarme a mi mismo si considero el tiempo de hoy como MMP, al ser una carrera con un perfil muy favorable. Los vencedores absolutos fueron Fernando Canellada e Itziar Méndez.

FB_IMG_1516559089507

Ya en Las Caldas, muy cerca de meta (Foto: Carreras Asturias)

Después de recoger la bebida, la bolsa y el bollu preñau estoy un ratin de charla con Vanessa, que hizo una gran carrera y entró justo pegado a mi, hablando de nuestras próximas carreras. Luego van llegando compañeros correrastures a los que voy saludando y recojo la bolsa con la ropa para ir a la ducha. Tocó esperar un poco porque había cola. A continuación a coger el bus que había puesto la organización para llevarnos otra vez hasta Oviedo, en el que vengo degustando el bollu preñau para recuperar fuerzas.

Ahora a seguir entrenando y acumulando kilómetros. La próxima será casi con toda seguridad la Carrera de San Valentín, en Tazones, dentro de 3 semanas. A partir de ahí espero estar ya mejor y habrá que buscar una Media Maratón como objetivo para rebajar marca. Os dejo los enlaces a todas las fotos de la carrera. Muchas gracias a l@s fotógrafos por estar siempre al pie del cañón.

Foto de portada: Gregorio Murciano.

Pedro Pablo Heres, Carreras Asturias, Gregorio Murciano, Adrián Alvarez, MV Foto (1) (2)

Resumen de mi año correndero 2017

El 2017 ha dado para mucho en lo que se refiere a mi apartado correndero, para 2200 km según Strava, repartidos entre carreras y entrenamientos. Pero el objetivo que me marqué a principios de año fue el mismo de los anteriores: volver a rebajar mis mejores marcas en las 3 distancias homologadas en las que corro (5k, 10k y MM). A priori la más “fácil” pensé que sería la de Media Maratón, ya que era donde más margen había por ser la más larga y en la que más tiempo se emplea; por la razón contraria pensé que la de 5k iba a ser la más complicada de bajar.

El primero de los objetivos que preparé fue el de los 10k. El año anterior había conseguido bajar por primera vez (en 2 ocasiones) de los 38 minutos y la marca a batir era 37:45. Para ello volví a la que es, posiblemente, la carrera de 10k más rápida de España (Laredo). Era Marzo y llegué muy bien preparado y con muchísima confianza, así que si ese día nada fallaba pensaba que lo tenía en el bote. El clima, al contrario de los últimos años en los que llovió, también acompañó, la carrera salió perfecta, todos los kilómetros muy regulares y pude conseguir rebajar la marca un buen puñado de segundos (37:21).

04

Con Déjame Tus Piernas en los 10k del Grupo Covadonga (Foto: Carreras Asturias)

 

A la semana siguiente de volver de Laredo hice mi primera carrera del año con Déjame Tus Piernas (los 10k del Grupo) y a partir de ahí a preparar el siguiente objetivo: La Media Maratón. La carrera elegida fue la misma en la que había conseguido mi mejor marca en la distancia los 2 años anteriores, la Media Maratón de Gijón, el último fin de semana de Abril. En esta ocasión la preparación también transcurrió sin inconvenientes y llegaba muy bien a la cita, incluso el fin de semana anterior fui al Cross de Llangréu y volví a conseguír quedar 2º de mi categoría. Eso me dio moral para ir aún más confiado a la cita de Gijón. La marca a batir era 1h23’37’’ y tan bien de forma me encontraba que creía poder rebajarla en casi 2 minutos (a 3’52’’ aprox). Como siempre, corrí de más a menos, los primeros kilómetros salí un poco más rápido en previsión de lo que podía pasar en la segunda parte de la carrera. A mitad de la prueba iba en el tiempo previsto para el objetivo y el km 13 fue el primero que me salió por encima de 4’, pero nada alarmante y más teniendo en cuenta que me sobraban segundos de los kms anteriores. Sin embargo en el km 15 unos problemas con las varices hicieron que tuviese que parar, parecía que me iban a explotar y me asusté un poco, así que paré. Después de trotar un rato me volví a detener porque seguían las molestias, otra vez a trotar… y decidí seguir aunque fuese suave. Ese km 15 ya me había salido a 4’28’’ y me había arruinado la marca pero quise acabar la carrera por orgullo. Los siguientes 2 kms los hice bastante rápidos, imagino que al parar recuperé algo, pero los siguientes hasta meta ya me salieron más lentos. A pesar de todo llegué a meta con menos de 1 minuto de retraso sobre mi MMP, lo que reafirma mi teoría de que estaba preparado para hacerlo.

01

Con la familia correrastur, en la Media Maratón de Gijón (Foto: Antonio Jiménez)

A partir de aquí seguí con el calendario habitual y fui en Mayo a la MM Ruta de la Reconquista con la intención de bajar la marca del año pasado, pero (igual que hace 2 años) pagué en la bajada el esfuerzo de la subida y no lo conseguí. Aprovechando que no había conseguido hacer MMP en Gijón y que se celebraba por fin un Maratón en Asturias, me apunté a la MM de Langreo (1 de Octubre) que se organizó de forma paralela al Maratón. Era mucho tiempo para alargar el buen estado de forma que tenía en Gijón, y más con el verano y las vacaciones de por medio, pero había que intentarlo. El recorrido no era llano y el tiempo fue de 1h25’29’’. Mi cabezonería me llevó a hacer un último intento de mejorar esa MMP y me apunté a la Media de Avilés, que se celebró el primer fin de semana de Noviembre. Entre medias volví a repetir la tan bonita como dura Subida al Angliru, donde hice un buen tiempo (casi 1 minuto menos que la última vez que subí). Llegó la carrera de Avilés y ocurrió todo lo contrario a Gijón, no llegué en las mejores condiciones debido a un resfriado y además hizo un día de perros, con viento y lluvia. Otra vez 1h25’ y primer año que no rebajo la marca de Medio Maratón. Deberes pendientes para el próximo año.

Y llegó Diciembre, último mes del año y primera y única ocasión para rebajar mi marca de 5k en la Carrera de Nochebuena. Era jugárselo todo a una carta en la que consideraba que era la MMP más difícil de bajar. Había que hacer menos de 17:54, o lo que es lo mismo, ir por debajo de 3’33’’ y eso son ya palabras mayores. Pero tenía que intentarlo y la empecé a preparar en cuanto recuperé de la Media de Avilés. En la carrera de Nochebuena de Gijón había conseguido MMP los 3 últimos años, así que fui con ilusión. Salí al ritmo requerido los 3 primeros kms pero el 4º se me fue unos segundos por encima que echaron por tierra la posibilidad de mejora. Al final 18:02, 8 segundos de más y otra marca que no mejoré. Terminé el año con 2 San Silvestres, la de Mieres y la de Gijón, ésta ultima de nuevo con Déjame Tus Piernas.

25

Con amigos, después de la Carrera de Nochebuena (Foto: Antonio Jiménez)

Resumiendo… el objetivo de rebajar mis marcas no fue un éxito precisamente, ya sé que empiezan a ser unos tiempos medianamente decentes y que cada año es más difícil pero el hecho es que de las 3 sólo conseguí mejorar 1. El mayor éxito, sin duda, fue la ausencia de lesiones un año más a pesar de haber hecho bastantes carreras (25), 20 de ellas a tope incluyendo 4 Medias (más que ningún año). Otro lujo del que volví a disfrutar en este 2017 fue seguir colaborando con Déjame Tus Piernas, 5 carreras con esta gran familia con la que seguiré colaborando en 2018. En cuanto a pódiums cada año entra gente más joven a la categoría, algunos de ellos que todavía ganan carreras o hacen pódiums absolutos y éste año solo pillé un 2º puesto en el Cross de Llangreu, también es verdad que cayeron 3 medallas de chocolate (4º puesto), lo que quiere decir que aún soy competitivo en la categoría.

Por último agradecer el apoyo de tod@s vosotr@s, los que me seguís y me leéis, a los fotógrafos que hacen que siempre tengamos un bonito recuerdo de nuestras carreras, a mis compañer@s del Club Correr Asturias, a l@s de Déjame Tus Piernas y a tod@s l@s que de una u otra manera me animáis. Este 2018 prometo seguir intentando mejorar y sobre todo, disfrutando.

¡¡Saludos!!