Los músculos respiratorios y su importancia en el rendimiento deportivo

El sistema respiratorio está formado por varios músculos (con las fascias que los recubren y los huesos en los que se insertan), por los bronquios (que se hunden en los pulmones) y por los alveolos pulmonares (que consiguen que el aire se entremezcle con la sangre).

El diafragma

Es el músculo respiratorio por excelencia, de ahí que sea muy importante tanto a nivel de rendimiento como de salud. Si hay una excesiva tensión en sus fibras musculares o no tenemos una correcta alineación estructural su posición se verá afectada, respiraremos mal y el rendimiento deportivo se resentirá. También es bastante habitual un desequilibrio entre los músculos inspiratorios y los espiratorios al no trabajar de forma coordinada, por eso a veces sentimos que nos falta el aire llegando a padecer dolores torácicos o costales, sobre todo en entrenamientos exigentes.

cansado

Valoración

Para valorar si respiramos de forma correcta colocaremos una mano sobre el pulmón y la otra sobre el diafragma, al hacer una respiración diafragmática (con la barriga) las manos deberían moverse hacia afuera, si no es así estamos introduciendo menos oxígeno, lo que nos afecta tanto a nivel de rendimiento como de funciones básicas ya que nuestros tejidos deben estar oxigenándose de forma continua.

Como entrenar los músculos respiratorios

Podemos ejercitar estos músculos estirándolos, de forma manual con manipulación vertebral y torácica, así como ajuste costal, o con masaje descontracturante y liberación miofascial, realizándolo de manera diferente dependiendo de la zona. Vamos a verlo:

En la zona del cuello podemos hacerlo mediante FNP (Facilitación Neuromuscular Propioceptiva) como se indica en éste vídeo o en éste otro.  En el subclavio (debajo de la clavícula) y el pectoral haremos un trabajo de propiocepción con una pelota pequeña, deslizándola durante unos 90 segundos. En la zona del diafragma, tumbados en la cama, actuaremos de igual forma haciéndonos un automasaje en forma de pasadas por la zona, de adentro hacia fuera o de fuera hacia adentro. Para la articulación del hombro nos colocamos de cúbito lateral sobre un fitball  o sobre el lateral de la cama, dejando caer el brazo y haciendo respiraciones conseguiremos aumentar el patrón de respiración. También sobre un fitball, “tirándonos” sobre él para abombarnos y realizar respiraciones forzadas durante unos segundos. Por último para la zona media lumbar nos colocaremos sobre un foam roller movilizando la zona inspirando y expirando.

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda y consigáis mejorar vuestra respiración y con ello vuestro rendimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s