Vallecana Internacional 2016. Premio fin de año.

Desde antes incluso de participar asiduamente en carreras populares, veía por la tele imágenes de la San Silvestre Vallecana y decía… ahí quiero estar yo un día. Animado por la mejora de mis tiempos el sueño de ir a la Vallecana se convirtió en el sueño de ir a la Vallecana Internacional y tras intentarlo el año pasado y quedarme a sólo 5 segundos, el pasado mes de Septiembre conseguía en Ribadesella unos espléndidos 37:46 que me permitían inscribirme en la carrera (se exige bajar de 38 minutos). Así que con todo cerrado gracias, una vez más, a la excelente gestión de Deportravel nos fuimos este fin de año hasta Madrid. La verdad es que no había preparado específicamente la carrera, los últimos entrenamientos habían ido encaminados a buscar mi MMP en 5k, marca que conseguí en Nochebuena (17:54), y tras correr 2 días después otra prueba de 5k (San Silvestre de Pola de Siero) el día 30 llegábamos a Madrid. La Vallecana me la tomaba como un premio fin de temporada, ya que consideraba que el mérito era haber conseguido llegar hasta aquí. Además sería mi carrera nº 100.Cuando haces la reserva te preguntan día y hora a la que vas a recoger el dorsal, con más de 40.000 inscritos es necesario organizar un poco éste tema para que no vayamos todos el mismo día, y yo había elegido el viernes 30 a las 17:00 (el sábado 31 no se entregaban ya dorsales), así que dedicamos la mañana a turistear por Madrid y por la tarde fui a recoger el dorsal. Después más de lo mismo, vuelta por la Plaza del Sol y alrededores y al hotel a descansar. El sábado, día de la carrera, visita al Madrid de los Austrias (empezando por el impresionante Palacio Real), mercado de San Miguel y unas cañas y pinchos por la zona. Con los pinchos cuando llega la hora de comer no tenía mucha hambre, así que seguimos de turisteo y de camino al hotel recojo una ensalada y un par de hamburguesas que me como al llegar a la habitación (sobre las 17:30).

00

La noche anterior todo preparado: camiseta del Club Correr Asturias con dorsal y pin del Foro Correr Asturias (foto Instagram @kike.llaneza)

 

Había quedado con Gonzalo, atleta madrileño residente en Gijón, hora y cuarto antes de la salida para que me orientase un poco por allí, ya que él ha participado en varias ediciones de la carrera tanto Popular (fue 3º en su mejor participación) como en la Internacional (llegó a ser 35º en un año con gran nivel de participantes). Hacía mucho frío y a mi que no me gusta correr muy abrigado no me quedó más remedio que ponerme guantes y térmica. Cuando llegó Gonzalo fuimos a inspeccionar los cajones de salida. Había un primer cajón con los atletas de élite, que no llevaban número sino su nombre en el dorsal, después el segundo cajón donde estaban los atletas con dorsales del 1 al 150 (ese era el de Gonzalo) y luego ya estaba la zona donde íbamos el resto de los que habíamos conseguido la marca mínima. Detrás de nosotros había otro numeroso grupo de “enchufados” que había accedido a la carrera internacional por ser clientes de Nike, bajarse una aplicación y haber hecho 50 km durante el mes de Noviembre. Después de ver los cajones fuimos a tomar un café y luego a guardar cola para dejar, pantalón de chándal y chaqueta en mi caso, en el guardarropa. Ahora tocaba calentar, difícil entrar en calor con el frío que hacía, decían que había 2 grados y el Garmin incluso me marcó 1 bajo cero. Después de un rato Gonzalo se va a su zona y yo me quedo un poco más haciendo unos estiramientos dinámicos y unos sprints. A las 8 menos 10 (la salida era a las 19:57) me voy al cajón. Me coloco en la parte izquierda, pegado a la valla, pero enseguida me abro un poco porque empiezan a “lloverme” camisetas encima del resto de participantes, que se las habían puesto encima para calentar y ahora se deshacen de ellas lanzándolas por encima de la valla (no siempre con éxito). Poco antes de la salida quitan la cinta que nos separa del cajón anterior, avanzamos unos metros para adelante, yo me enredo en la cinta que acaban de quitar y alguien que viene por detrás me pisa y me descalza, me agacho para volver a ponerme la zapatilla y casi me arrollan, menos mal que aún me dio tiempo a calzarme antes del disparo de salida.

Sube el volumen de la música, el del speaker y el de los latidos de mi corazón. Subidón!! por fin estoy en la Vallecana!! Se da la salida y me veo algo perdido porque no conozco a nadie y no se qué ritmo coger. La salida es cuesta arriba pero me pasan por todos lados, mira que yo salgo rápido pero la gente va como motos. Si os dicen que los 8 primeros kms de la carrera son cuesta abajo no os lo creáis, son favorables pero cada poco hay repechos que te rompen el ritmo. El primer km me sale a 3’35”, me pasa un atleta del Corremontes que al verme la camiseta me anima al grito de Vamos Asturias!!. El segundo km es el más favorable de todos y eso se nota en el tiempo (3’26”) . Es una pasada ver esas calles tan anchas, habitualmente llenas de coches y hoy todas para nosotros, con muchísima gente animando. Una de las partes más bonitas llega en el km 3 con la zona entre La Puerta de Alcalá y la Plaza de Cibeles, en los siguientes kms ya no habrá bajadas tan pronunciadas como la del km 2 pero continuarán los repechos. Mantengo un ritmo estable entre el km 3 y el 5 (3’42”). Empiezo a tener unas ligeras molestias en el estómago (imagino que por el frío, que a mi me afecta bastante) y pienso en beber en el avituallamiento que me habían dicho que estaba a mitad de carrera.

04

Mi paso por el km 5 (Foto: captura vídeo @ssvallecana)

Paso bajo el arco del km 5 con un buen tiempo (18:08) pero no veo el avituallamiento. Sigo adelante y parece que los pequeños repechos empiezan a pasar factura porque los ritmos empiezan a pasar de 3’50” en los siguientes kms y sabía que quedaba lo peor. Decido dejar de mirar el reloj y disfrutar aún más de la carrera. Definitivamente parece que me pasé el avituallamiento, pienso que quizá estaba sólo a un lado y yo iba pegado al otro (al final me confirmaron que no hubo). Veo que voy perdiendo ritmo, la falta de fondo en los últimos entrenamientos y carreras se hace notar. En el km 7 ya empieza a endurecerse un poco más con una subida de aviso y después llegará otra zona impresionante tanto por lo bonito como por lo duro, en el Puente de Vallecas la carretera se empina y la gente agolpada a los lados estilo Tour de Francia animando sin parar dejando un pequeño pasillo para que pasemos casi casi en fila de a 1. Muchos niños estirando la mano para que se la choques (aquí y en varias zonas del recorrido), algunos subidos a lomos de sus padres. Este km 9 es todo para arriba, sigo sin mirar el reloj (luego vería que me salió a… 4’34”!!), hay unos pocos metros de bajada, un giro a la izquierda y una subida “a una pared” la gente animando sin parar pegados a nosotros, impresionante. Desde el km 8 ya iba abriendo la boca para coger todo el aire posible porque iba sin fuelle pero lo que cogí fue aire frio y contaminación y ahora tengo el pecho como si tuviese una bola dentro, no puedo ni respirar y parece que me vaya a ahogar, hasta me dan ganas de parar, pero veo las luces del Campo de fútbol de Vallecas y me anima a seguir aunque no pueda ir rápido. Justo antes de entrar en el campo veo una bajada pienso que puedo coger impulso para entrar a tope en el Estadio y esprintar los últimos metros. Pero nada, voy regular de piernas pero fundido de arriba. Otro subidón al entrar en el campo, la gente, el ambientazo, las luces… ahora ya no quiero esprintar, no me vaya a pegar a los de adelante y no salga en la foto de llegada a meta, jajaja. Entro disfrutando del momento y me quedo un rato allí cogiendo aire, cuando recupero me saluda un atleta de Llanes y salimos juntos del campo para entregar los chips y vamos charlando hasta el guardarropa, allí nos despedimos (él había cogido el hotel en Vallecas) y yo tengo que coger el metro para volver al hotel. Allí coincido con un participante de Salamanca y venimos reviviendo la carrera.

06

Entrada en meta (Foto: captura vídeo @ssvallecana)

Cuando llego al hotel son las 21:40 y aunque la intención era ir a comer las uvas a la Plaza del Sol entre que es un poco tarde, que ya habían cerrado el metro (sólo podíamos bajar en taxi) y que el día antes vimos las colas kilométricas que había ya para las pre-uvas optamos por quedarnos por la zona y no volver muy tarde al hotel porque el día siguiente a las 11:00 de la mañana teníamos el tren de vuelta a Gijón.

Al final mi tiempo neto fue de 38:41, que no estuvo tan mal para el desastre de los 2 últimos kms, en el puesto 559 de 1525 llegados a meta (2382 contando los de Nike) y los ganadores fueron el eritreo Amsolom (28:09) y la keniana Kosgei (32:05)

img_20170101_015606_857

Clasificación y tiempos por km de la carrera.

Muchísimas gracias a tod@s por los innumerables mensajes de éstos días en RRSS y por WhatsApp (cuando llegué al hotel tenía más de 90 mensajes sin leer). La próxima entrada del blog será para hacer un pequeño resumen del año y contaros mis objetivos para éste 2017 que acaba de comenzar. Feliz año nuevo!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s