Pequeñas recomendaciones a la hora de hacer la compra

Publicado: 27 marzo, 2016 en Nutricion
Etiquetas:, , , , ,

Retomo esta semana la vieja promesa de hacer una entrada semanal en mi blog. La semana que no participe en ninguna carrera hablaré de uno de los dos temas que más me apasionan y sobre los que me gusta leer y estudiar a diario: Entrenamiento y Nutrición.

Hoy traigo unas recomendaciones a la hora de hacer la compra. Porque no es fácil saber qué es lo que más nos conviene en materia de alimentación cuando abunda más la desinformación que la información de rigor. A esta desinformación contribuyen parte de las autoridades sanitarias, con recomendaciones erróneas o desactualizadas, y sobre todo las empresas de alimentación intentando llevarnos “a su terreno” con etiquetas engañosas y anuncios publicitarios en donde nos mienten como bellacos.

Para empezar… ¿es mejor comprar en el mercado o en el supermercado? Sin duda la mejor elección sería comprar en el mercado: productos frescos, de calidad y habitualmente de procedencia cercana; todo lo contrario a lo que nos encontramos en un supermercado: abundancia de alimentos empaquetados, en envases rellenados con azúcar y multitud de conservantes y aditivos, “contaminados” por un largo viaje y ultraprocesados para poner o quitar algún otro ingrediente. Pero como soy consciente de que la mayoría de nosotros compramos en el supermercado la entrada de hoy intentará facilitar esa labor, sin perjudicar nuestra salud, con unas pequeñas recomendaciones de qué y cómo elegir lo mejor en algunas secciones del super, sobre todo en las que más difícil nos lo ponen.

 

Empezamos por la leche, un producto de gran controversia. En general los estudios sobre cáncer y leche son poco concluyentes, los hay a favor y en contra. Pero curiosamente hay un gran metaanálisis sobre lácteos y cáncer de próstata  que no encuentra asociación con la leche entera pero sí desnatada. Y hay otro estudio que dice lo mismo respecto al cáncer de ovarios. El motivo es que al eliminar la grasa láctea nos quedamos con los factores que pueden promover la enfermedad como la IGF-1  o otras hormonas como la betocelulina  y eliminamos los que nos protegen, como el CLA . Hay muchos estudios, como éste  , que también encuentran asociación entre leche desnatada y obesidad, pero no con la leche entera.  Si no tienes ninguna intolerancia no hay evidencias sólidas para dejar de tomarla y sí varios estudios como éste o éste otro,  que le otorgan un papel protector de la barrera intestinal. La siguiente recomendación es tomarla lo menos procesada posible por lo que la leche fresca entera con una simple pasteurización sería la más recomendable. Al contrario de la UHT tiene una caducidad de solo unos días y debe conservarse en frio.

Vamos ahora con el pan y los cereales. El pan no es un producto necesario pero en nuestra cultura se nos hace difícil hacer una comida sin él. Una buena elección es el pan integral pero, una vez más, el que nos venden como tal no siempre lo es. Que sea de color marrón oscuro no quiere decir que sea integral y debemos elegir uno con un alto porcentaje de harina integral, lo más cercano al 100%. Si no tiene al menos un 75%, mejor ni comprarlo. Con la pasta integral ocurre lo mismo, no vale con que en el etiquetado ponga rico en fibra. Que sea ecológica tampoco nos garantiza que sea integral e incluso si pone integral tenemos que mirar en los ingredientes porque a veces nos llevamos una sorpresa al leer: sémola de trigo duro con salvado. Eso no es integral, tiene que ser sémola de trigo duro 100%. Lo de los cereales de desayuno es de escándalo. Cajas repletas de azúcar, en muchas ocasiones con ganchos en forma de dibujos destinados a los más pequeños o de chicas con figura esbelta buscando un público femenino. Si queréis un cereal de desayuno lo mejor es huir de esas abominables cajas y decantarse por la avena, con múltiples beneficios y menos de un 1% de azúcar. Otros cereales (pseudocereales en éste caso) válidos son la quinoa y el trigo sarraceno.

trigosarraceno1-300x199.jpg

Trigo sarraceno (Foto: http://www.fitnessrevolucionario.com)

Otra buena elección para nuestro carro de la compra son los frutos secos sin sal, crudos o tostados, nunca fritos. Lo más recomendables: nueces y almendras. Aquí os dejo un estudio sobre los beneficios de las almendras para el rendimiento en deportes de resistencia

 

Si, como yo, no podéis resistiros al chocolate podéis coger uno con alto contenido en cacao, siempre a partir del 75%. Y cuanto más alto, mejor. Este estudio indica que además el chocolate negro mejora la resistencia.

Y poco más que añadir: huye de los alimentos “enriquecidos”: en omega3, en calcio… y de los “sin”: sin gluten , sin lactosa… (a no ser que tengas alguna patología diagnosticada). Normalmente son más caros e igual o incluso menos saludables que sus hermanos originales.

La próxima entrada será sobre algún tema relativo al entrenamiento, ya sea entrenamiento personal o de running. Se aceptan propuestas. Saludos. Nos leemos…

 

P.D: Algunos artículos leídos y en los que podéis ampliar información:

http://www.fitnessrevolucionario.com/2015/09/19/leche-riesgos-cual-tomar-cuanto-y-cuando/

http://www.fitnessrevolucionario.com/2014/09/06/los-peores-y-mejores-cereales-y-como-prepararlos/

https://laopiniondesara.wordpress.com/2015/03/21/panes-integrales-como-reconocer-un-pan-integral-de-verdad/

http://www.dimequecomes.com/2014/05/leer-el-etiquetado-rico-en-fibra-no-es.html

Anuncios
comentarios
  1. […] Pequeñas recomendaciones a la hora de hacer la compra […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s